sábado, 22 de febrero de 2014

Situación en Venezuela

Comunicado de la RCSur


La Red Conceptualismos del Sur se posiciona mediante el siguiente comunicado sobre los acontecimientos que se vienen sucediendo en Venezuela desde hace algo más de una semana, condenando el plan de desestabilización puesto en marcha por la facción fascista de la oposición venezolana con el apoyo económico y mediático de intereses transnacionales afincados en Estados Unidos, España y Colombia.

La imagen de Venezuela promovida por diario español El País, la CNN y algunos medios de comunicación pertenecientes a grupos de la derecha neoliberal colombo-venezolana, es la de una nación inestable cuyas masas dóciles son pastoreadas por líderes carismáticos y manipuladores. Esta ficción mediática ha sido creada para ocultar que el proceso bolivariano se sostiene en la fuerza del movimiento popular, en su poder de autoconvocatoria y autorganización y en el tejido social que permanentemente exige y empuja la agenda de izquierda del gobierno venezolano.

La hegemonía conservadora reedita tras cada conato golpista la mitología de la civilización versus la barbarie, mostrando el profundo calado racista de las clases medias y altas latinoamericanas, imitadoras de sus pares europeas y norteamericanas. Internacionalmente, este mito colonial se traduce como la supuesta imposibilidad natural que tendrían las clases bajas venezolanas para autodeterminarse, decidir su modelo de gobierno y funcionamiento e impulsar su devenir como nación y como pueblo. Una mitología racial que pretende reproducir las condiciones de marginalización y exclusión en que viven las mayorías pobres latinoamericanas.

Nos pronunciamos en contra de la campaña que los medios de comunicación internacionales emprenden cíclicamente frente al proyecto político bolivariano, atacando tanto a su gobierno como, muy especialmente, a las organizaciones de base que lo apoyan. La imagen de la base popular chavista ha sido sistemáticamente falseada por los medios de comunicación, representada como una masa inerte al servicio del poder, o como una horda violenta y anárquica cuya criminalización y estigmatización pretenden ocultar la raíz histórica que permite comprender el apoyo que las clases populares le dieron al proyecto político bolivariano. Los medios de comunicación y los intelectuales que actúan al modo de analistas y especialistas tarifados pretender desviar la atención del conflicto económico, racial y anticolonial que define la política venezolana y que ha marcado el triunfo sostenido del chavismo durante quince años.

Diversas facciones reaccionarias y fascistas de la política venezolana, apoyadas por intereses transnacionales, han promovido la acción de grupos paramilitares que desde el pasado 12 de febrero han ocasionado más de ocho muertes entre opositores y militantes chavistas, creando confusión e intensificando la guerra psicológica que sirve de telón de fondo para propiciar un plan de golpe de Estado suave. Los medios internacionales se hacen eco de falsas matrices de información y de versiones distorsionadas y convenientes sobre la procedencia política tanto de los tiradores como -más gravemente- de los muertos. La versión extendida de que los grupos armados son chavistas y los asesinados son, exclusivamente, estudiantes opositores, forma parte de este plan y busca socavar la legitimidad del gobierno democrático y la credibilidad en el proyecto político que encabeza el giro progresista latinoamericano, además de contribuir a agudizar el ambiente de zozobra y desconfianza entre la población venezolana.

Nuestra posición no nos impide ser críticos con algunos aspectos de la gestión del actual gobierno, como la poca capacidad de reacción que ha mostrado con motivo de la crisis económica que atraviesa Venezuela y, especialmente, con las instancias de represión vividas durante los últimos días. Sin embargo, en una tesitura como la actual estimamos que ha de prevalecer el apoyo sin fisuras al proyecto político popular bolivariano. No se trata de caer en la tentación de plantear una defensa a ultranza del gobierno chavista en base a la reproducción de la polaridad demonizadora proyectada por los medios sobre la realidad venezolana. Apostamos porque la vocación progresista del legado bolivariano logre impulsar aquellas medidas económicas y políticas que contribuyan a extender los procesos de democratización sobre la vida social del país. Eso implica garantizar tanto el cumplimiento de las libertades individuales y colectivas recogidas por la Constitución bolivariana como la necesidad de consolidar la soberanía frente a las injerencias imperialistas, otorgando un creciente protagonismo a los procesos de empoderamiento popular.

El plan desplegado en Venezuela persigue no solamente el fin del proceso bolivariano, sino sobre todo exhibir su cabeza cortada como un aviso a los proyectos emancipatorios de signo posneoliberal que tanto en América Latina como en diferentes países del sur de Europa tratan de rebelarse contra la lógica implacable de desposesión asociada al actual ciclo económico de globalización capitalista. El estrangulamiento financiero padecido por los países de la periferia europea se sitúa en línea de continuidad con las criminales políticas neoliberales implantadas en América Latina desde la década de los setenta, contra cuyas atrocidades reaccionaron precisamente los gobiernos populares de la región.

Ante la situación actual pedimos sumar fuerzas en la denuncia masiva de la manipulación mediática internacional: atender fuentes de información contrastadas, cortar el flujo de socialización de fotos y datos falsos y evidenciar las falacias provenientes de los grandes diarios pertenecientes a grupos oligárquicos son actuaciones que nos pueden ayudar a conseguirlo. Sostener aun críticamente al gobierno bolivariano de Venezuela resulta imprescindible en base no solo a un imperativo ético-político hacia ese país en particular y hacia América Latina en general, sino en pro de la supervivencia de los movimientos anticapitalistas de otros lugares del mundo, que en hermandad con los pueblos latinoamericanos luchan contra el genocidio social derivado de la aplicación de las políticas neoliberales y neocoloniales a escala planetaria.



miércoles, 5 de junio de 2013

Suspensión de la exposición de Juan Carlos Romero en La Plata

Adhesión colectiva desde la RCS

Este jueves 6 de junio de 2013 iba a inaugurarse en el Museo Provincial de la ciudad de La Plata una exposición histórica. “Juan Carlos Romero en La Plata”, curada por Fernando Davis, hubiese presentado un consistente y poco conocido conjunto de obras y proyectos del artista Juan Carlos Romero (Avellaneda, 1931) que echan luz sobre su estrecho vínculo con la ciudad de La Plata desde los años 60 en adelante. Por primera vez, iba a verse en el país la reconstrucción de la crucial instalación “Violencia”, que tuvo lugar en el CAYC en 1973, y que sí puede visitarse desde hace un par de años como parte de la colección permanente en el Museo Reina Sofía (Madrid). También, se hubieran visto por primera vez los documentos y fotos del mural realizado en 1971 en Berisso por un grupo de estudiantes de Bellas Artes asesorados por Romero y Néstor García Canclini, quienes cuatro años más tarde serían exonerados de la UNLP por la intervención. Y un conjunto preciso –resultado de un laborioso trabajo de investigación- que hubiera permitido reponer la trama de relaciones y afinidades artísticas, políticas y afectivas que lo unieron a los integrantes de la vanguardia platense como Vigo, Pazos y Ginzburg, entre otros.

Lamentablemente, ese acontecimiento que hubiera tenido algún efecto reparador –aunque tardío y parcial- ante el extenso periplo de censuras, clausuras, expulsiones e indiferencia hacia este artista no va a tener lugar. La desidia institucional -que condena a la activa y prolífica comunidad cultural de esta ciudad a un llamativo vacío museal- impide que esta muestra se concrete apelando a inacciones acompañadas de argumentos tales como que “los vecinos quieren ver el patrimonio” (en relación a seis obras de la colección del museo que deberían desplazarse durante las 4 semanas que duraría la exposición). Hay también obra de Juan Carlos Romero en el patrimonio del museo que por cierto muy pocas veces “los vecinos” han podido ver. Y cientos de adhesiones al artista y al curador de muchos ciudadanos que quieren ver esa exposición. Un nuevo y triste caso de la instalada desidia institucional que afecta las lógicas oficiales del campo artístico en Argentina y otras partes de América Latina. Ojalá las múltiples adhesiones a las que nos sumamos logren sacudir esa inercia y tener un efecto reactivador para que se concrete por fin la exposición “Juan Carlos Romero en La Plata”.

miércoles, 13 de febrero de 2013

Afinidades y contagios. Un glosario posible de las prácticas poético-políticas de los años 80 en América Latina

Reproducimos la información de la presentación del libro de la exposición 'Perder la Forma Humana' en el museo Reina Sofía en Madrid el día de mañana jueves 14 de febrero.
..............


Tipo de actividad: Presentación de libro
Fecha: 14 de febrero de 2013, 19:00h.
Lugar: Edificio Sabatini, Auditorio
Entrada: Gratuita, hasta completar aforo



Esta presentación de libro introduce el proyecto editorial Perder la forma humana. Una imagen sísmica de los años 80 en América Latina, concebido en articulación y diálogo con la propuesta expositiva de igual título. En este sentido, y a diferencia de un catálogo convencional, la publicación no restablece de manera enumerativa trabajos y prácticas presentes en la exposición, sino que se presenta como otro dispositivo (posible) de activación de esas prácticas en una reflexión sobre el presente.
Un glosario suele ser parte de un anexo que se incluye al final de una publicación. Este libro propone invertir esta lógica y estructurar toda la edición en torno a esta herramienta. Es así que la publicación se piensa como un sistema donde se articulan, en relaciones de afinidades y contagios, un conjunto de conceptos clave derivados tanto del léxico acuñado durante aquellos años por activistas y artistas como del ejercicio anacrónico de re-enmarcar estas experiencias a la luz del presente. Cada concepto constituye una entrada para pensar las prácticas, los modos de hacer arte y políticas de las experiencias investigadas. Las entradas contienen referencias a otras categorías del glosario, donde una misma experiencia o prácticas afines pueden ser enfocadas desde otras perspectivas. Por otro lado, cada entrada se completa con abundante material gráfico, fotos y escritos de época, formando una base documental profusa y polifónica. Estos conceptos clave aspiran, en definitiva, a funcionar como puntas de lanza que, al atravesar la memoria material (documentos y obras) e inmaterial (testimonios) de esas prácticas, propongan nuevas tramas de sentido.
La publicación —y los usos que puede desatar—, pionera en la revisión de esta década en América Latina, se presenta pues como un tejido móvil, un dispositivo a completar, un organismo vivo e imperfecto. La apuesta, lejos de clausurar este momento, es la de señalar redes de relaciones, modos de hacer comunes, procesos de contaminación y desplazamiento de distintos cuerpos, impulsando, al igual que la exposición, nuevos procesos de subjetivación y devenires.


Intervienen


Fernando Davis, investigador, profesor y comisario independiente. Inmerso en proyectos de investigación en torno a las prácticas artísticas en la Argentina de los años 60 y 70. Ha sido miembro de la Red Conceptualismos del Sur.
Iván de la Nuez, ensayista, crítico de arte y comisario de exposiciones. Ha sido jefe del Departamento de Actividades Culturales del Centro de Cultura Contemporánea de Barcelona (2009-2011) y director de Exposiciones del Palacio de la Virreina de Barcelona (2000-2009).
Mabel Tapia, editora de la presente publicación. Investigadora, cursando actualmente estudios doctorales entre la École des Hautes Études en Sciences Sociales de París y la Universidad de Buenos Aires.
Jaime Vindel, miembro de la Red Conceptualismos del Sur. Investigador, crítico de arte y editor. Desarrolla proyectos de investigación vinculados a las relaciones entre arte y política.

domingo, 6 de enero de 2013

Ciclo 'El Roce de los Cuerpos. Cine y vídeo sobre los 80 latinoamericanos'

imagen de El roce de los cuerpos
Rafael Saar. Homem-ave, 2010. Fotografía: Angelo Zolini
Tipo de actividad: ciclo de cine y vídeo
Fecha: 9 de enero - 15 de febrero de 2013
Lugar: Edificio Sabatini, Auditorio
Entrada: gratuita (hasta completar aforo)
Programación: Red Conceptualismos del Sur

Ciclo de video en el marco de la exposición 'Perder la Forma. Una imagen sísmica de los años 80 en América Latina'



El roce de los cuerpos es un ciclo de cine y vídeo que presenta un panorama de heterogéneas manifestaciones artísticas y políticas de los años ochenta, las cuales surgen, conviven y persisten simultáneamente en los años de represión en América Latina. Gran parte de estos vídeos y películas, en su mayoría inéditos o no exhibidos en público fuera de sus contextos de origen, dan cuenta de la emergencia de nuevos sujetos políticos y formas de participación subcultural. El programa también incluye propuestas fílmicas recientes que retornan sobre la movida de los años ochenta en este contexto para ofrecer otras lecturas o activar una memoria todavía pulsante.

La expresión el roce de los cuerpos retoma una idea del historiador del arte argentino Roberto Amigo en torno a cómo se conformaron las nuevas formas del activismo artístico en los años 80 en distintos lugares de América Latina. Si en los años sesenta y setenta la conexión entre arte y política se daba dentro de los moldes tradicionales cercanos a la herencia del marxismo, en la década de los ochenta ese modo de operar es transformado radicalmente. Los encuentros, las fiestas, la carnavalización de la protesta y otras formas de contacto directo entre los cuerpos, ya sea desde el ámbito privado o clandestino, serán las maneras de constituir una contra-esfera pública enfrentada a los efectos arrasadores de la violencia.

Actitudes radicales y libertarias aparecen así entretejiendo la disidencia sexual, la producción contracultural, la ocupación callejera, el anarquismo, las demandas y desobediencias sociales o los reclamos por la aparición con vida de los desaparecidos políticos, espacios y rituales, en definitiva, antes invisibilizados. Este impulso experimental permitió así pensar e intervenir en los acontecimientos políticos desde imaginarios de resistencia y activismo que apostaron por construir nuevos cuerpos y sociabilidades, así como por reconstituir los lazos afectivos que habían sido quebrados por el terror.

Estas producciones de cine y vídeo, realizadas por documentalistas, artistas, investigadores, historiadores y diversos participantes de aquellos contextos, se desplazan entre una producción amateur surgida desde los propios espacios under, la sofisticación visual de un renovado experimentalismo cinematógrafo, películas de circulación comercial restringida que conectan épocas de crisis a través la violencia urbana, la música y las drogas, hasta nuevas producciones realizadas para esta exposición. A partir de la memoria, del relato, de la recuperación de documentos e imágenes y de la producción musical este archivo vivo de aquellos episodios intenta repensar las maneras en que el cine y el video han dado una visibilidad distinta a una multitud de cuerpos y comportamientos disidentes.



Programa


imagen de Bloque 1. Hacer política con nada. Territorios de violencia
Pedro Chaskel y Pablo Salas. Somos +,
1985
Bloque 1. Hacer política con nada. Territorios de violencia
Fechas: 9 y 11 de enero
Este bloque presenta las estrategias creativas del movimiento de derechos humanos en Argentina y Chile, junto a acciones y producciones de grupos activistas cuya materialidad marginal se asienta en recursos como la serigrafía, la fotocopia y el cuerpo para procesar y evidenciar las secuelas del terrorismo de Estado con su correlato de masacres, torturas, desapariciones forzadas. A través de diferentes sesiones, muestra cómo los modos de concebir la actuación política en los años 70 devienen, debido a la imposibilidad de enfrentamiento, en el recurso a tácticas artísticas para abandonar el aislamiento de la práctica política y provocar en el embate cuerpo a cuerpo en la calle. Este enfrentamiento abierto y la ocupación del espacio público serán en los años 80 los elementos clave que permitirán elaborar nuevas ciudadanías.

Sesión 1
9 de enero, 19:00 h
No me olvides
Tatiana Gaviola. Chile, 1988. Formato de producción: U-Matic, 15 min. Copia de exhibición en DVD. Distribución Tatiana Gaviola

Somos+
Pedro Chaskel y Pablo Salas. Chile, 1985. Formato de producción: U-Matic, 16 min. Copia de exhibición en DVD. Distribución Pablo Salas

Por la vida
Pedro Chaskel y Pablo Salas. Chile, 1985. Formato de producción: U-Matic, 28 min. Copia de exhibición en DVD. Distribución Pablo Salas

Presentación: Miguel Martínez
Doctor en ciencia política, investigador en el departamento de Sociología II de la Universidad Complutense de Madrid, especialista en movimientos sociales y el urbanismo.

Sesión 2
11 de enero, 19:00 h
Arete Guasu
Realización: Dea Pompa. Idea original: Lia Colombino. Paraguay, 2012. Formato de producción: DV-Cam, 37 min. Copia de exhibición en DVD. Distribución Lia Colombino. Corto inédito, realizado junto con el Museo Reina Sofía y Red Conceptualismos del Sur.

imagen de Bloque 2. Espacios under
Sarah Minter. Alma punk, 1991
Bloque 2. Espacios under
Fechas: 16, 18, 23 y 25 de enero
Este bloque registra una serie de experiencias colectivas en lugares semiclandestinos, en ciertos espacios ‘oficiales’ y en la periferia de las grandes ciudades de América Latina. Manifestaciones culturales inéditas, emparentadas por la crudeza de sus formas y por la negación total de los valores oficiales. Llamada con posterioridad escena ‘subte’ (subterránea), supuso uno de los momentos más creativos frente al desánimo y a la brutalidad del conflicto armado en Perú, de la dictadura militar en Chile y de los procesos de marginalización en Colombia, México y Brasil. Agrupados en torno discursos libertarios y anarquistas a través de la música, las artes visuales y la poesía, estos grupos se caracterizaron por su negativa al silencio frente a las noticias de torturas y desapariciones, pero también frente a la difusión de la nueva sociedad de mercado. Esta escena independiente opta por entrar en confrontación con el autoritarismo, la represión y un orden social y cultural vigente, interviniendo colectivamente a través de conciertos, pancartas, escenografías, festivales y encuentros multidisciplinarios en las universidades, teatros y otros espacios de la ciudad.

Sesión 3.
16 de enero, 19:00 h
Punks
Sarah Yakhni y Alberto Gieco. Brasil, 1984. Formato de producción: U-Matic, 35 min. Copia de exhibición en DVD. Idioma original: portugués, VOSE. Distribución Sarah Yakhni, Brasil.

Grito subterráneo
Julio Montero Solís. Perú, 1986. Formato de producción: varios, 120 min. Copia de exhibición en DVD. Distribución Julio Montero Solís, Perú.

Sesión 4
18 de enero, 19:00 h
Nadie es inocente
Sarah Minter. México, 1987. Formato de producción: U-Matic, 58 min. Copia de exhibición en DVD. Distribución Sarah Minter, México.

Alma punk
Sarah Minter. México, 1991. Formato de producción: U-Matic, 56 min. Copia de exhibición en DVD. Distribución Sarah Minter, México.

Sesión 5
23 de enero, 19:00 h
Rodrigo ‘D’. No futuro
Víctor Gaviria. Colombia, 1990. Formato de producción: 35 mm, 90 min. Copia de exhibición en DVD.

Sesión 6
25 de enero, 18:00 h
Pank. Orígenes del punk en Chile
Martín Núñez. Chile, 2010. Formato de producción: varios, 80 min. Copia de exhibición en DVD. Distribución Martín Núñez, Chile.

Frenesí - Liliana Maresca - 1984/1994 Adriana Miranda. Argentina, 1994. Formato de producción: varios, 35 min. Copia de exhibición en DVD. Distribución Adriana Miranda, Argentina.

Presentación: Miguel Conejeros
Miguel Conejeros es músico. Durante su primera etapa con la banda Los Pinochet Boys (1984-1987) fueron pioneros de un nuevo modo de concebir el rock/pop/electrónico/experimental en Chile y Latinoamérica.
imagen de Bloque 3. Desobediencias sexuales
Raphael Álvarez y Tatiana Issa.
Dzi-croquettes, 2009
Bloque 3. Desobediencias sexuales
Fechas: 30 de enero y 1, 6, 8 y 13 de febrero
Durante los años ochenta diversas experiencias artísticas de subversión del género y de desobediencia sexual plantearon una crítica a la norma heterosexual, cuestionando también el imaginario de izquierdas, al confrontar las relaciones naturalizadas de desigualdad, autoritarismo y subordinación que conviven en esos discursos. Esta situación es tratada en Conducta impropia, película que entrevista a los refugiados cubanos para abordar el encarcelamiento de los homosexuales, disidentes políticos y Testigos de Jehová en los campos de concentración bajo la política de las Unidades Militares para Ayuda de Protección del gobierno cubano.
Muchas de estas prácticas también respondieron a la crisis del HIV/SIDA, mencionada en Dzi Croquettes, y a la constante estigmatización de las minorías. Ya sea a través de intervenciones performáticas carnavalescas, como en Pedro Lemebel: corazón en fuga, y de imágenes de alteración prostética o del encuentro de sexualidades no normativas, como aparece en La peli de Batato, la insubordinación artística presente en este bloque hace estallar la heterosexualidad como régimen político.

Sesión 7
30 de enero, 19:00 h
La peli de Batato
Goyo Anchou y Peter Pank. Argentina, 2011. Formato de producción: varios, 150 min. Copia de exhibición en DVD. Distribución Goyo Anchou, Argentina.

Sesión 8
1 de febrero, 19:00 h
El homosexual o la dificultad de expresarse.
Teatro del Sol. Perú, 1990. Formato de producción: VHS, 63 min. Copia de exhibición en DVD. Distribución Giuseppe Campuzano, Perú.

Pedro Lemebel: corazón en fuga
Verónica Quense. Chile, 2009. Formato de producción: Betacam, 53 min. Copia de exhibición en Betacam. Distribución Verónica Quense, Chile.

Sesión 9
6 de febrero, 19:00 h
Conducta impropia.
Néstor Almendros y Orlando Jiménez Leal. Francia, Cuba, 1984 Formato de producción: 35 mm, 93 min. Copia de exhibición en Betacam. Idioma original: castellano, francés, VOSE. Distribución Orlando Jiménez Leal, Nueva York.

Presentación: Andrés Isaac Santana
Andrés Isaac Santana (Matanzas, Cuba, 1979) es crítico, ensayista, editor de arte y comisario de exposiciones. Entre sus publicaciones destacan “Imágenes del desvío. La voz homoerótica en el arte cubano contemporáneo” (Ed. J.C, Sáez, Chile, 2004) y es editor de la compilación de textos “Nosotros, los más infieles. Narraciones críticas sobre el arte cubano (1993-2005)”, (Ed. Cendeac, Murcia, 2007).

Sesión 10
8 de febrero, 19:00 h
108 Cuchillo de palo
Renate Costa. España, Paraguay, 2010. Formato de proyección: Súper-8 y vídeo digital, 93 min. Copia de exhibición en Betacam. Distribución: Estudi Playtime, Barcelona.

Reinas
Realización: Dea Pompa. Idea original: Lia Colombino. Paraguay, 2012. Formato de producción: DV-Cam, 20 min. Copia de exhibición en DVD. Distribución Lia Colombino. Corto inédito, realizado junto con el Museo Reina Sofía y Red Conceptualismos del Sur.

Sesión 11
13 de febrero, 19:00 h
Dzi Croquettes
Tatiana Issa y Raphael Álvarez. Brasil, 2009. Formato de producción: varios, 110 min. Copia de exhibición en Blu-Ray. Idioma original: portugués, VOSE. Distribución: Tatiana Issa y Raphael Álvarez, Brasil.

imagen de Bloque 4. Delirio permanente y otros experimentos
Rafael Saar. Homem-ave, 2010.
Fotografía: Angelo Zolini
Bloque 4. Delirio permanente y otros experimentos
Fechas: 15 de febrero
La Oficina Central de Investigaciones Surrealistas, institución ideada por Antonin Artaud en 1924, fue concebida como un lugar donde cualquiera estaba invitado a explorar la locura para reinventar la vida a través del acto creativo. Retomando esta institución clave, diferentes colectivos en Argentina deciden refundar el movimiento surrealista internacional en los años 80. Entre estos grupos está el TIC - Taller de Investigaciones Cinematográficas-, que produjo una serie de vídeos mostrados ahora por primera vez.
Junto a los vídeos del TIC, otras películas recuperan el imaginario de los años 70 y 80 para proponer creaciones poéticas y experimentales. Homem-ave gira en torno al universo poético del cantante brasileño Ney Matogrosso, quien durante la dictadura en los años 70 rompiera las trabas sexuales con su comportamiento en el escenario. Mi Co-Ra-Zón, de la mexicana Pola Weiss, explora el cuerpo, los órganos, las vísceras y los fluidos a través de montajes en una relación del ojo-corazón. El bloque concluye con Melquíades Herrera, participante del colectivo No-Grupo, quien, en gestos cotidianos alterados, toma la imaginación, la provocación y la creación colectiva para transformar las condiciones “normales” de existencia.

Sesión 12
15 de febrero, 19:00 h
Detrás del muro
Taller de Investigaciones Cinematográficas (TIC), Adrián Rivero (Adrián Fanjul). Argentina, 1980. Formato de producción: Súper- 8, 5 min. Copia de exhibición en DVD. Distribución Roberto Barandalla, Argentina.

El Chulu
Taller de Investigaciones Cinematográficas (TIC), Sergio Bellotti. Argentina, 1980. Formato de producción: Súper- 8, 20 min. Copia de exhibición en DVD. Distribución Roberto Barandalla, Argentina.

El amor vence
Taller de Investigaciones Cinematográficas (TIC), Beto Sánchez (Roberto Barandalla). Argentina, 1980. Formato de producción: Súper- 8, 12 min. Copia de exhibición en DVD. Distribución Roberto Barandalla, Argentina.

El loco de la carretilla
Taller de Investigaciones Cinematográficas (TIC), Eduardo Nico, Magoo. Argentina, 1979. Formato de producción: Súper- 8, 7 min. Copia de exhibición en DVD. Distribución Roberto Barandalla, Argentina.

Homem-ave
Rafael Saar. Brasil, 2010. Formato de producción: HD, 6 min. Copia de exhibición en DVD. Idioma original: portugués, VOSE. Distribución Rafael Saar, Brasil.

Mi Co-Ra-Zón
Pola Weiss. México, 1986. Formato de producción: U-Matic, 11 min. Copia de exhibición en DVD. Distribución: Archivo documental del MUAC, UNAM, México.

Venta de peines
Jorge Prior y Melquíades Herrera. México, 1993. Formato de producción: Betacam, 2 min. Copia de exhibición en Blu-Ray. Distribución Producciones Volcán, México.

Uno por 5, 3 por diez
Jorge Prior y Melquíades Herrera. México, 1992. Formato de producción: Betacam, 11 min. Copia de exhibición en Blu-Ray. Distribución Producciones Volcán, México.

Presentación: Jaime Vindel y Eduardo Nico “Magoo”
Jaime Vindel es historiador del arte, es miembro del equipo curatorial de Perder la forma humana y de la Red Conceptualismos del Sur.
Eduardo Nico, “Magoo”, es fundador junto a Roberto Barandalla, del Taller de Investigaciones Cinematográficas. Ha publicado dos libros de poesía, "La Polaca" (1995) y "Puros por cruza" (2011).

jueves, 20 de diciembre de 2012

RCSur en la revista Field Notes, editada por Asia Art Archive (Hong Kong)

El segundo número de la revista virtual Field Notes editado por Asia Art Archive (Hong Kong), titulado en esta ocasión 'Archive as Method', incluye un apartado dedicado a la Red Conceptualismos del Sur con textos de Joaquín Barriendos, Cristián Gómez Moya, David Gutiérrez Castañeda, Miguel A. López y Jaime Vindel. Se incluye además una breve cronología del trabajo de la RCSur desde su constitución en 2007. Los artículos y la cronología se pueden ver (en inglés) en dos partes: primera parte, y segunda parte. Adicionalmente el PDF del número completo se puede descargar desde aquí.


miércoles, 19 de diciembre de 2012

Radio / Entrevistas - Perder la Forma Humana

Aquí se puede escuchar una cápsula de radio con entrevistas a diversos artistas participantes en la exposición 'Perder la Forma Humana', abierta hasta el 11 de marzo en las salas del Museo Reina Sofía de Madrid.
......

Los años 80 fueron un momento de gran agitación política en América Latina, diferentes países se ven sometidos a regímenes dictatoriales, guerras internas y estados de sitio que reprimen la libertad de expresión y el cuerpo individual y colectivo de la sociedad. En ese contexto surgieron multitud de grupos y colectivos que desde el espacio de la creación irrumpieron con distintas estrategias en el ambiente represivo en que se hallaban sumergidos. El Museo Reina Sofía recupera en una exposición comisariada por la Red Conceptualismos del Sur muchas de aquellas manifestaciones que se despliegan en un espectro que va desde el teatro a la música, pasando por la serigrafía, el vídeo documental y la performance. Se recupera de esta manera un valioso material que parecía estar abocado al olvido y que con su presencia nos deja mirar no solo aquellos años concretos de América Latina, sino también su reinterpretación a la luz de la situación global actual. RRS ha hablado con algunos de sus protagonistas, artistas y colectivos que esquivaron la censura con acciones que emplean el dramatismo tanto como la alegría y la ironía. Las aportaciones de Marta Cocco, integrante del TIT (Teatro de Investigaciones Teatrales) Sergio Zevallos del grupo Chaclacayo, Alfredo Márquez del colectivo Bestiarios, la cineasta Sarah Minter y Maris Bustamante integrante del colectivo Polvo de gallina negra, componen un valioso documento que dibuja una visión general trazada a partir de sus experiencias y visiones particulares.



Realización: María Andueza
Canal: Redes
Agradecimientos: Neme Arranz

lunes, 3 de diciembre de 2012

Reseña crítica de Carlos Jiménez sobre Perder la Forma Humana


Vista de la exposición Perder la forma humana. Una imagen sísmica de los 80 en América Latina, Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía. Madrid 2012.Fotografía: Joaquín Cortés/Román Lores.
Carlos Jiménez
El título de esta exposición es a la vez un llamamiento impetuoso y una señal orientadora de sus contenidos. El llamamiento a “perder la forma humana” lo entresacaron los curadores de esta amplia y heterogénea muestra de un texto programático del artista y activista argentino Carlos “Indio” Solari, líder de la banda de rock argentino Patricio Rey y sus Redonditos de Ricota, que incitaba a “perder la forma humana en un trance” capaz de desarticular “las categorías vigentes” y proveer “emociones reveladoras”. Esta incitación difícilmente podría haberse formulado y escuchado en una época que no fuera de crisis generalizada de la condición humana y de cuestionamiento radical del papel del cuerpo humano como constancia o la garantía indubitable de dicha condición. Esta exposición aborda de hecho esta coyuntura crítica en dos direcciones distintas y a su manera contradictorias. La primera apunta a las consecuencias de la ominosa innovación en las técnicas del terrorismo de Estado representada por el decreto conocido popularmente como deNacht und Nebel  –expedido el 7 de diciembre de 1941 por el régimen nazi con el propósito de reprimir la resistencia en los territorios ocupados– que fue recuperado y actualizado por las dictaduras militares del Cono Sur, especialmente por la argentina y la chilena. Según las declaraciones del mariscal Keitel en el Proceso de Núremberg, Adolf Hitler había explicado que “el efecto de disuasión” de la detención y la ejecución clandestina de los adversarios políticos “radica en que: a) permite la desaparición de los acusados sin dejar rastro y b) que ninguna información puede ser difundida acerca de su paradero o destino”. Y había agregado que “una intimidación efectiva y duradera solo se logra por penas de muerte o por medidas que mantengan a los familiares y a la población en la incertidumbre sobre la suerte del reo […] por esta misma razón, la entrega del cuerpo para su entierro en su lugar de origen, no es aconsejable porque el lugar del entierro puede ser utilizado para manifestaciones […] A través de la diseminación de tal terror toda disposición a la resistencia entre el pueblo, será eliminada¨ [1]. Pero si esta “eliminación” no se consiguió en la Europa ocupada por la Alemania nazi tampoco lo fue en la Argentina, donde la táctica del desvanecimiento en el aire del cuerpo de la víctima, su estado de suspensión indefinida entre la vida y la muerte, fue respondido de una manera tan innovadora en términos de política emancipadora como lo fue de hecho el decreto de Nacht und Nebel en el ámbito de los regímenes represivos, que como bien se sabe y durante un largo período histórico confiaron en el efecto disuasorio de la exhibición pública de las ejecuciones y los suplicios. Me refiero aquí a las Madres de Plaza de Mayo, quienes, apelando a la intangibilidad de las madres y a su derecho a defender sin atenuantes la vida de sus hijos, generaron un extraordinario movimiento de oposición que sacó a la luz pública el pecado original que la dictadura militar se empeñaba tercamente en soslayar: la desaparición forzada de personas. El escamoteo sine díe del cuerpo de la víctima. El ejemplo fue pronto imitado por las Mujeres por la vida en Chile. Y la exposición dedica un buen capítulo a la documentación y los registros de las actividades generadas por estos movimientos, que incluye tanto material fotográfico de la época como carteles, pancartas y publicaciones variopintas que, aunque no tuvieron un propósito específicamente artístico, han sido considerados aptos para ser expuestos en un museo de arte contemporáneo por los comisarios de esta muestra, que forman parte de la Red de conceptualismos del Sur. Un beneficio que han obtenido de manera aún más justificada los registros de intervenciones y performances de evidente orientación artística que tuvieron el propósito de escenificar, tematizar o domeñar la inquietante anomalía de la desaparición del cuerpo de la víctima. Su existencia solo en el recuerdo y en la movilización solidaria. Sobresalen en este punto El hombre de arena, una instalación realizada en 1982 por el colectivo argentino El periférico de objetos. Y el homenaje rendido a Sebastián Acevedo por el colectivo chileno Las yeguas del Apocalipsis mediante una instalación de copas de cristal y un audio que permite escuchar los nombres de una larga fila de detenidos desaparecidos.
Pedro Lemebel, Manifiesto Hablo por mi diferencia, Santiago de Chile, 1986. Colección del autor
La otra línea de interrogación de la crisis de la forma humana apunta en esta exposición a las obras, intervenciones y prácticas centradas en cuestiones de género e identidad sexual y realizadas por artistas y colectivos para quienes definitivamente la política es sexuada y la sexualidad es política. Y en un contexto político en el que los núcleos más radicalizados de los movimientos de liberación femenina y LGTB eran permeables a la consigna lanzada en la época por el Frente de Liberación Homosexual de la Argentina: “El machismo es fascismo”.  El ejemplo más antiguo documentado en esta muestra es la intervención realizada en 1975 por el artista chileno Carlos Leppe en la galería Módulos y Formas de Santiago de Chile y en la que el artista colgó tres fotos en blanco y negro de sí mismo copiadas a tamaño natural. En dos de ellas aparecía como una exuberante cantante de ópera, con dos recortes en el pecho que permitía ver sus tetillas, y en la del medio aparecía desnudo, con esas tetillas y sus genitales cubiertos con gasa y esparadrapo. Esta teatralización de la diferencia sexual, unida al tachado de los órganos corporales que garantizan “naturalmente” esa diferencia, puso en escena el carácter artificial, contingente, histórico de la misma, abriendo así una brecha temprana en los modos de legitimación de un machismo que los activistas argentinos consideraban el sustrato del fascismo específicamente latinoamericano. Quién también elaboró una eficaz imagen subversiva de los estereotipos de identidad sexual acuñados por la cultura patriarcal fue el artista brasileño Eduardo Kac, que en los años 80 del siglo pasado formó parte del colectivo OV3RGOZE, y de quien se exhibe una foto en blanco y negro, igualmente de tamaño natural en la que Kac aparece completamente desnudo y en la que el lugar del pene está ocupado por una vagina. Desafiante sustitución que repite el colectivo mexicano Polvo de gallina negra, formado por María Bustamante y Mónica Meyer, en la obra de 1987 titulada Mujeres con falo y hombres embarazados.
La artista argentina Liliana Maresca explora el carácter mutante y polimorfo de la diferenciación sexual y su carácter igualmente artificial. Su condición de producto social y políticamente determinado en una sociedad que lo es también de la máquina y de la objetividad. En 1983 y en colaboración con el fotógrafo argentino Marcos López, realiza una sesión fotográfica en la que ella se acopla con una máquina célibe que ella previamente había diseñado y construido. El resultado, igualmente expuesto, es una secuencia de imágenes que igualmente podrían ser del devenir maquínico deleuziano.
Concluyo destacando el audio en bucle que permite en una de las salas de esta muestra escuchar el largo poema que compuso durante un viaje de Buenos Aires a Sao Paulo Néstor Perlongher, poeta, ensayista y destacado activista de género argentino. El video de la performance carnavalesca y transformista realizada artista brasileño Ney Matogrosso en 1983, en Montreaux. Y Sobre porcelana, la serie de fotografías que el artista colombiano Miguel Ángel Rojas tomó clandestinamente en los años 80 en la sala de cine Faenza de Bogotá, lugar habitual de encuentro de homosexuales. Perturbadoras y exquisitas.

Nota: 
[1] Decreto Nacht und Nebel: es.wikipedia.org/
Perder la forma. Una imagen sísmica de los años 80 en América Latina, Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía, Madrid. Hasta el 11 de marzo de 2013.

[Publicado en la web de m-arte y cultura visual